El héroe de tu vida

Y sentir como la sangre se hiela, como te quedas parado, estático. No corre nada por tus venas. Es como si el hielo que emana de tu corazón te congelase. No puedes levantarte, sonreír, reír, salir. No puedes vivir. Algo te lo impide.

No quieres, no puedes querer a nadie. O eso dices. Pero recuerdas con pena y pesar los días pasados, los días vividos. Aquellos que se resumen en decenas de miles de fotos. Literal. Decenas de miles de fotos porque eras así. Querías inmortalizar cada buen momento porque, a la larga, sabias que no volverían. Y eso te quema, pero no tanto como para deshacer el hielo de tu alma.

Dicen que el mundo está hecho para la gente que vive, ¿pero qué es vivir? Ves fotos de lugares asombrosos que tú, por mucho que desees, no podrás visitar.

Y eso, a la larga, pesa, porque te duele. Y hay una cosa que pides: que nunca nadie se odie a sí mismo como te odias a ti, porque tú sabes lo que es ni si quiera apreciarse un poco.

Y lloras, por lo que fuiste y ya nunca serás. Lloras por los sueños perdidos,por las personas que dejaste atrás. Porqué tú eres así, prefieres verte sola a que la gente tenga que aguantarte. A ti y a tus cambios de humor. Porque la verdad es que ni tú te soportas.

Pero un día te levantas y piensas en las personas que echaste de tu lado, a los que perdiste y los que quisiste. Y te levantas con ganas de pedirle perdón por todo lo que les has hecho pasar, por ser como eres y por hacerlos sufrir. Y les recuerdas que, que aunque ellos no te quieran en su vida, estarás para ellos, porque se lo debes. Estuvieron en lo malo y aguantaron lo peor de ti.

Y sonríes porque esas personas te dieron lo mejor de ellas y viviste momentos inolvidables. Y sabes que, aunque eso jamás volverá, te lo llevarás siempre y es la parte que te da la vida.

Y pides volver a sonreír, a recuperar las ganas de vivir, de salir.

Y ahora… sí sonríes. Porque sabes que puedes volver a ser esa persona que daba todo por nada, que puede sacar lo mejor de otros y de sí misma. Porque has renacido. Porque eres tú. Y como siempre te levantas y aunque caigas luchas contra viento y marea. Porque eres así.

Eres la princesa de tu cuento, pero eres una heredera muy particular: has nacido para ser feliz y hacer felices a los demás.

Eres la heroína de tu comic, eres el héroe de tu vida. Eres quien tú quieras ser.

¿Y que más da si eres diferente, si no te maquillada, si vas en deportivas? ¡Y que mas da! Si tú entera eres magia.

Estándar

Ojalá no me hubieras conocido nunca 

Ojalá no me hubieras conocido nunca. Ojalá no me hubiera cruzado en tu camino. Ojalá nunca hubiéramos cruzado una palabra.  Ojalá nunca hubiéramos estudiado, salido o reído juntos.

Siempre han dicho “Estas sola por como eres” y es verdad. Para que vas a querer a gente a tu lado Si para ellos eres prescindible.

Sabes que eres de esas personas que no buscan nada a cambio,  ni si quiera “gracias”, porque no las quieres ni las necesitas,  haces lo que haces porque quieres. 

La vida cambia y el tiempo pasa, la felicidad diminuye, y lo único que quieres es que todo pase.

No quieres, no Puedes, no sabes querer. Por ser como eres. Por la vida que has llevado. Y lo sientes, porque no eras así.

Lo siento,  por entrar a molestar.

Estándar

No os abandonéis

Hoy es un nuevo día, hoy es el primer día del resto de mi vida, hoy es un buen día para ser feliz…. ya te sabes la cantinela ¿No? Tú llegas a tu trabajo, a la escuela, A coger el bus, A donde sea, con una sonrisa. Esa sonrisa tan característica tuya que tienes para todos y esa sonrisa que intentas sacar a todos.

Pero por dentro… por dentro cada mañana tu primer pensamiento es: “mierda, ¿Que hago vivo?” Y te pones a pensar en el mal que te mereces y en las cosas buenas que se merecen los demás.  Porque sí, porque sabes como eres.

¿Cómo eres? Eres de esas personas que sacan lo peor de los demás, no sé cómo te lo montas, pero siempre lo consigues. Eso y echar a la gente de tu lado.  Porque hay que ver como te gusta ser impaciente; insistente y pesado. Manda narices como te lo montas para enfadar, molestar y cansar a las personas. Porque tú no sabes donde están los límites. No lo sabes respetar.

Y cada día te levantas con la sensación de que es un día perdido que te cambiarías, sin dudarlo, por otra persona que pudiera aprovechar mejor el tiempo. 

Porque sabes que todo lo que te ha pasado es porque te lo mereces y no culpas a los demás.  Las cosas malas te vienen porque las buscas, no tienes luces y si las tienes… es tan fundidas.

Pero al fin te consigues incorporar y te quedas mirando al vacío, pestañeando, para que esa lágrima brote y así la espina se afloje. Pero no lo consigues.

Te levantas y te vistes.  Si estás de humor, te medio arreglas, (y digo medio porque aunque la mona se vista de seda…. mona se queda) y si no estás de humor, coges lo primero que pille y a correr. Literalmente. 

Sal por la puerta de tu casa y pinta esa sonrisa fingida, esa debilidad disimulada y ya estás listo.

Pero sabes que esa coraza no durará,  una sonrisa o un abrazo intentarán destruirla. Pero tú sabes que no quieres eso. Quieres soledad, esa vieja confiable, que es donde más cómodo estás.  Porque lo estás.  Allí nadie te juzga no te dice nada. Porque no hay mejor juez que uno mismo. 

Y vuelve la noche, y con ella el silencio y la oscuridad, que hacen que tus lágrimas tengan prisa por salir y tu pensamiento desanclarse de las esposas que le pusiste.  Y los bloqueos no son suficientes… y las palabras salen a borbotones de su escondite, y brota esa lágrima que contenías con los ojos apretados, mordiendo la mano, almohada y rasgandote el alma.

Porque sabes que no mereces la pena,  que no mereces estar viva y, sobre todo, no mereces tener a nadie a ti lado. “Ojalá no hubiera nacido nunca, Ojalá nunca hubiera entrado en la vida de esa persona, Ojalá Que nadie pase por esto”

Y lo sé, sé cómo cada día te cuesta más levantarte, sé cómo cada día miras tus muñecas y sé, por desgracia,  lo mucho que te desprecias.

Y No, no sé lo que es la depresión, pero sí la ira infinita hacia uno mismo y el desprecio diario. 

Sólo pido que si alguien pasa por algo de esto… No os abandonéis. No estáis solos. Por favor luchad por vosotros y vuestra felicidad.  Porque os lo digo de verdad: todos tenéis un valor incalculable. Por favor, no os abandonéis.

Estándar

Puedes

No permitas que NADIE te diga que no puedes hacer algo. ¿Por qué coño no vas a poder hacerlo? ¿Porque a ellos les incomode, no les guste o por envidia? Pues hazlo. Hazlo y muéstrales como NO fracasas donde ellos creen que lo harías. 

¿Sabes de lo que te hablo? Esas personas que te dicen “no viajes al extranjero para trabajar, no conseguirás nada”, “no hagas esa carrera, no tiene futuro”, “no deberías salir así”. No hagas, no deberías, no puedes.

¿Quién te dice que no puedes? ¿Ellos? ¡Y quiénes sin ellos para saber que necesitas salir, viajar y volar. 

Por desgracia ahora no se comparten los sueños por miedo a que te los pisen, a que no se cumplan sólo por el hecho de contarlos.

Pero igual que hay personas que te ponen excusas para todo, hay personas que tiran de ti. Te apoyan y animan. ¿Te quieres ir? ¡Vete, joder, Vete! Pero se feliz. Haz aquello que te pida el momento o la vida. Que esas personas te echarán de menos pero saben que estás haciendo lo que deseas.

¿Nunca habéis tenido en vuestra vida a una persona que os anime, que os ayude por qué sí? Recordad los años de instituto o de carrera o de lo que sea. Seguro que había alguien que tiraba de vosotros, que estudiaba con vosotros, que os decía las cosas como eran a pesar de haceros daño. Pero seguro, que esa persona te ayudo después a recomponerte y a hacerte más fuerte.

Pues confíad en esas personas. Porque no os quieren ver caer, os quieren ver como los triunfadores que sois. Porque ¡joder! Todos conseguís lo que os proponemos. Que huevos tenéis. Sois la hostia. Sí, tal cual.

No todo el mundo es malo, no todo el mundo espera veros caer. 

Y llegará el dia en que no ocultéis vuestros sueños y sera maravilloso. Porque otros vivirán vuestras ilusiones y os ayudarán en lo que puedan y necesiteis. 

Y, por supuesto, llegará el dia en que no te preguntes si puedes o no hacer algo. Porque sabes que SÍ puedes. Sabes que tarde o temprano llegará lo que ansía.

Así que por favor, pide ayuda si lo necesitas pero lucha y consigue todos tus sueños y todo lo que te propongas.

Porque puedes.

Porque eres invencible. Que nada ni nadie te detenga. 

Porque eres TÚ y TU SÍ QUE PUEDES.

Estándar

Amigos

Yo nunca supe tener amigos. Siempre fui la rara, la “friki”, la loca. Nunca supe como comportarme con la gente.Nunca supe qué es estar en grupo. 

Así me iba. Asi me va. Decir lo que piensas sin pararte a valorar si puedes hacer daño a una persona. Pero la gente no ve que no lo haces con saña,  si no simplemente que no eres consciente.

La gente siempre intentaba estar a mi lado pero mi forma de ser les alejaban, porque mi forma de querer no era la adecuada.

Siempre había detrás de cada error un “lo siento” no siempre aceptado. Porque, como es lógico, todos tienen un límite. Hasta esas personas que tienen paciencia infinita.

Pero con el paso de los años aparecieron personas especiales. Esas personas que a pesar de que seas tan “burra como un arao” te quieren.

Sí,  te quieren. Eres lo primero. Les importas.  No sólo hablan de ellos. Hablan de ti. Escuchan.  Te aceptan.  No te juzgan.

Esas personas que cuando llegas hacen que el mundo sea sólo vuestro. Que hacen que saques fuerza de debajo de las piedras. Que hacen que todo sea mejor y mas divertido. 

Ya sabes de qué  te hablo. Personas que  las recuerdas con una sonrisa: noches de debates, de juegos. Noches que hacen que digas “que el mundo se pare que yo me bajo”. Noches de risas, de borracheras.

Personas que son tan diferentes a ti que te complementan. Que te enseñan y ayudan a ser mejor.

Personas que son lo mejor que te ha pasado en la vida, porque lo son. Con ellas sueltas todo el aire en una carcajada, no finges, no te limitas.

Esas personas te dan, literalmente, la vida.  Que por mucho tiempo que pase, por muchos kms que hagas, saben sacarte una sonrisa. Y eso que a día de hoy con la tecnología es difícil, ¿eh? Pero no. Para esas personas NO. ¡Joder, te sacan una sonrisa a través de una pantalla! Y mira que es difícil. 

Tal vez, no esté hecha para las personas pero hay personas que están hechas para mi.  

Gracias a esas personas he podido aprender a ser mejor, a querer. Esas personas sin inigualables.  Son  maravillosos. Son lque hacen que un concierto sea maravilloso,  que un abrazo acabe con todo lo malo. 

Gracias a esas personas la vida es mejor,  gracias a esas personas soy feliz. 

Gracias amigos. Por los presentes, por los pasados, por los futuros  y por los de siempre.

Gracias a cada  uno por aportarme y darme un poco vuestro. Gracias por existir y gracias a cada uno de vosotros por aparecer y permanecer en mi vida.

Estándar

Quiere 

Quiere, joder, quiere.

Que nadie que te vea piense que no quieres porque te han hecho daño. Que nadie intuya que tu dolor y tu miedo son reales.

Pero,  ¿por qué miedo y dolor? Miedo a que te alejen, te cambien, no te den lo mismo que tú  das. Dolor por sentirte rechazado.

Porque tu eres así,  ya sabes, tan así. Tan tú. Tan particular. Tan raro.

Eres de esas personas que ayudan sin que te lo pidan, que quieren sin querer, que no esperan recibir. O eso dices. Porque como todo el mundo, deseas un gracias, un consejo sin que te lo pidan y un mensaje que te haga sentir querido.

El querer… que bien tan preciado y que tan pocas personas saben desenpeñarlo. 

Ya sabes a que me refiero. Hay personas que sólo se quieren ellas mismas. Y creen que quieren a los demás pero sólo saben hacerlas daño. Gestos, miradas, reacciones, acciones. 

Sin embargo hay veces que el querer te obliga a renunciar a personas, a gente. 

Esa gente de tu pasado que para ti…era, es imprescindible. Y la mayoría de la gente te dice que las personas somos prescindibles. Pero NO. Cada persona que ha pasado por tu vida ha hecho que cambies, que mejores. Todos ellos han sido esenciales para llegar a ser la persona que eres. Por eso han sido imprescindibles. Para bien o para mal. Pero tú tienes una cualidad y es que ves lo mejor de las personas, lo malo es pasado y el pasado, pisado. 

Lo mejor es ver lo bueno. Porque así te aseguras de querer. De querer sin miedos , sin rencores, sin excusas.

Quiere, joder, quiere. Que la vida son dos días y detrás de la oscuridad siempre hay un “algo” caliente que inunda tu corazón y va resquebrajando y derritiendo tu coraza de frío hielo.

Así Que, por favor, no te pierdas. No dejes que una marcha,un desengaño, una equivocación, una regañina hagan que te pongas una coraza y no te deje querer a nadie. Que el frío es malo. Te puedes llegar a quedar helado es un sitio inhóspito donde nadie querrá entrar.

Quiere, por favor, quiere. Y deja que la luz te inunde. 

Estándar

Pasa la vida

Y así pasan los días,  pasa la vida. Tras esa fachada de “Todo está bien” y de risas, dentro de ti sabes que ese tiempo no va a volver y no la podrás recuperar.  Que lo que quieres vivir,  ya no lo puedes ni podrás hacer, porque el tiempo se te escapa por entre las manos.

Y observas a la gente a tu alrededor, y te fijas que lloran por alguien que falleció hace poco y recuerdan “lo maravilloso” que tenía esas persona, pero mientras estaba en vida, nadie le recordaba lo que importaba. Porque las personas ven lo que quieren ver: los fallos cuando está la persona viva y las penas cuando fallece. Porque aunque creamos que no,  muchas cosas se quedan en el tintero y cuando la muerte sorprende… la tinta ya se ha secado y el pergamino ha volado.

Y el mundo por fuera ve tu vida perfecta, en la que tienes todo, pero ¿acaso tú tienes todo? NO.

Nunca lo has tenido todo, pero tampoco lo has querido. Pero hay cosas, momentos, personas, hechos que te dejan tocado y hundido. 

Pero… ¿puedes salir de esta? Desde luego. Coge y ponte una coraza y dile a la gente lo que quiere oír. No es solución para ti pero sales del paso y evitas preguntas incómodas. 

Siempre te han dicho que te vas a quedar sólo y por ende, tú lo sabes, ¿qué más da una persona más que una persona menos? Nunca fuiste popular, nunca te hacían caso, se reían de ti  (Y tu consciente de ello, fingias), te humillaban y te veían como una persona débil y “alelá”.

Pero… ¿tú de verdad crees que merece la pena sufrir? Coge y levántate joder, Que puedes con todo. ¿Y qué si eres diferente? ¿Y qué si se ríen de ti? Mientras tú sepas quien eres da igual lo que los demás piensen. Pero nunca jamás tengas miedo a quedarte sólo o a no ser querido,  porque siempre habrá alguien que te aprecie de verdad y te quiera, porque la popularidad se va, porque los amigos vienen y van, pero tú serás siempre el mismo. 

Tú serás esa persona con dos cojones que se levanta cada mañana a comerse el mundo, que dice todos los días te quiero, Y demuestra su cariño a los demás, porque nunca se sabes lo que puede pasar.  Tú serás siempre esa persona decidida y loca que te hace diferente y especial.

Tú fuiste, eres y serás la hostia.

Estándar